Lunes 6 de Marzo de 2006

Por qué no ganó Secreto en la montaña

Ayer Secreto gano guión adaptado, mejor música y mejor director, pero no ganó mejor película. La regla es que la película que gana mejor director gana mejor película, pero no este año y para mí no es gratuito y es interesante ver por qué.

"Secreto" es una película incómoda. En un nivel obvio: se trata de dos vaqueros gays que viven una historia de amor a espaldas de sus esposas y sus hijos. Pero también en un nivel menos obvio: la película acumula frustración, los personajes están atrapados y más allá de sus intenciones y de ser "buenos tipos" sus vidas terminan incompletas, vacías. Escuché a mucha gente quejarse de que la película te deja con una sensación de ahogo, de impotencia, que no "te tira un hueso". Al salir del cine uno siente que el mundo rebalsa de injusticia, que las cosas están muy mal, y que todos, de alguna manera formamos parte de la fábrica de prejuicios y de basura, aunque más no sea por nuestra indiferencia.

En ese sentido CAPITAL, la película no es una película hollywoodense. Los críticos de El amante y muchos otros no vieron eso, son miopes. Como la película tiene buena fotografía, no tiene cámara en mano, y relata una historia en forma secuencial, la categorizaron como mainstream, pero no lo es. Por su temática (una historia "de amor" entre dos tipos) y por su negativa a ofrecer una salida cómoda y edulcorada que en la realidad no existe, la película no es hollywoodense.

Crash lo es. Ojo, mientras miraba Crash sentía dos cosas opuestas. Aplaudía sus intenciones, acordaba en un 100% con la mirada de los guionistas y directores, pero me daba cuenta de que se trata de un panfleto. Es una película manipuladora, que apreta todos los botones necesarios y que como premio por esa manipulación te deja salir del cine sintiendo que sos un poco menos racista, menos prejuicioso, que saliste vigorizado. La realidad es que eso es una píldora que a los progres nos encanta tragar, pero la realidad no funciona así. Crash no puede modificar a nada y a nadie, solo pide el asentimiento de cabeza del espectador. Es una película cómoda, aunque lo que muestre sean porquerías.

Munich es una película MUCHO más molesta. La película palestina extranjera que relata las últimas 24 horas de dos tipos que van a realizar un atentado suicida es MUCHISIMO más molesta.

Si Secreto en la montaña hubiera peleado con Orgullo y Prejuicio o con Capote, les hubiera ganado, pero no pudo con Crash. Hollywood quiere creer que tiene conciencia, que tiene preocupaciones morales y Crash fue la salida perfecta al dilema: premiar una película de excelentes buenas intenciones, pero manipuladora y tranquilizadora (y con final feliz), frente a una película que, aunque en formato hollywoodense, incomoda porque pregunta y rechaza de plano las respuestas obvias y reflejas.

Ojo, no quiero decir con esto que Secreto es la mejor película del año, ni siquiera la más controvertida (ya lo dije ahí arriba, hay otras más fuertes y más rompe esquemas), pero sí que aún contando una historia lineal y de estar perfectamente ejecutada, no logró atravesar la barrera de toda esta gente votando a solas y anónimamente en sus propios cuartos oscuros, donde respiran los prejuicios y donde se busca la tranquilidad de conciencia y no el salto hacia adelante.

Xtian, a las 06 de Marzo de 2006 a las 2:44 PM | Enlace permanente | Comentarios (23) | TrackBack